BOMBA DE AGUA DEL COCHE: QUE ES Y COMO FUNCIONA

bomba de agua que es

La bomba de refrigerante del coche se integra en el sistema de refrigeración por agua de nuestro motor.

El sistema de refrigeración consiste en un circuito de agua o refrigerante que pasa  por el bloque, culata, camisas y cámaras de combustión del motor, absorbiendo el calor que se genera por el funcionamiento del motor y transporta dicho calor a un depósito donde el líquido refrigerante se enfría y vuelve de nuevo al circuito para cumplir de nuevo con su función de enfriar el motor y que este no se sobrecaliente.

En el proceso de refrigeración del coche los principales elementos que lo componen son:

El circuito de refrigeración de los motores nuestros coches está formado principalmente por los siguientes elementos:

  • Bomba centrífuga de agua
  • Válvula reguladora de temperatura (termostato)
  • Ventilador
  • Radiador

Nosotros en este artículo nos centraremos en la bomba de agua del coche.

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DE LA BOMBA DE AGUA DEL COCHE?

La principal función de la bomba de agua es la de hacer circular el líquido refrigerante por el circuito de refrigeración del motor y mantener un equilibrio térmico para que no se produzcan sobrecalentamientos.

La misión de la bomba de refrigerante es que el agua circule rápidamente en el circuito para que el calor generado por la combustión se evacue rápidamente y de esta forma el motor se enfríe antes y de forma más eficiente.

Cuanto más revolucionado esté el motor mayor será la temperatura que genere. Esto no debe de suponer un problema ya que la bomba de agua está sincronizada con el funcionamiento y temperatura del motor, por lo que a mayores revoluciones la bomba trabajará más rápido aumentando la velocidad de circulación del agua o del líquido refrigerante por lo que la evacuación de calor también será mayor.

Las bombas de agua más usadas en el sector de la automoción son las de funcionamiento centrífugo, casi la totalidad de los coches del mercado usan este tipo de bomba.

funcionamiento bomba agua

Las bombas centrífugas están compuestas normalmente por una carcasa metálica o plástica que se une al bloque de motor mediante una junta de unión.

Dentro de la bomba hay una turbina formada por aletas que se unen al árbol de mando de la bomba y que se apoyan en la carcasa mediante unos cojinetes, además la bomba tienen un retén para evitar las fugas de agua.

La bomba de agua centrifuga va integrada en el sistema de refrigeración y entra en funcionamiento al arrancar el motor de nuestro coche.

La bomba de agua pone en circulación el agua o refrigerante en base a la necesidad del motor con el suficiente caudal de agua al circuito en función de la potencia del motor y la temperatura a evacuar, esta potencia y temperatura variará mucho de unos motores a otros sobre todo entre los diésel y la gasolina.

La circulación del agua en el sistema es autorregulable, ya que al aumentar la temperatura del motor, aumenta también la velocidad de circulación por su circuito interno, independientemente de la velocidad de régimen del motor.

La bomba succiona el refrigerante por la parte inferior del radiador y la impulsa hacia el bloque de motor a través de los huecos que rodean las camisas y la cámara de combustión. Una vez que el refrigerante a llegado a la cámara de combustión sale por la culata y se dirige nuevamente al radiador pero por su parte alta, al entrar el refrigerante caliente por el radiador se va enfriando por su paso por los conductos de refrigeración del radiador.

Es decir el agua caliente entra por la parte alta del radiador donde se enfría a su paso por los tubos y aletas refrigerantes en contacto con el aire de desplazamiento. El agua fría, por el aumento de peso, baja al depósito inferior del radiador y de nuevo esta agua es absorbida por la bomba.

El sistema de refrigeración debe de mantener el agua (o refrigerante) en el circuito en una temperatura de 80 a 90ºC dependiendo del tipo de motor. La temperatura de entrada y de salida del circuito puede variar unos 10 grados centígrados.

Con el calor que se genera por el motor el sistema de refrigeración lo aprovecha para la calefacción interna del habitáculo del coche.

Si la temperatura se descontrola los materiales del motor podrían dilatarse o encogerse en exceso lo que provocaría desde leves averías hasta la rotura total del motor.


¿QUÉ PASA SI NO FUNCIONA LA BOMBA DE AGUA?

Si la bomba de agua deja de funcionar no circulará el refrigerante por el circuito de refrigeración por lo que será imposible refrigerar el motor y por lo tanto este se romperá por gripaje.

Si el motor no puede refrigerarse la temperatura no dejara de subir y se sobrecalentará el coche.

El sobrecalentamiento del motor no es una broma ya que puede provocar grietas , deformaciones en la cabeza del cilindro, que se rompa la junta de culata y que se mezcle el refrigerante con el aceite del motor (saliendo el famoso humo blanco azulado) dejando el aceite de lubricar adecuadamente además de poder provocar una rotura total del motor.